domingo, 14 de noviembre de 2010

IGNACIO PRAT Y LA POESÍA GRANADINA: JOSÉ GUTIÉRREZ

La relación con la poesía granadina por parte de Ignacio Prat fue estrecha y fructífera a pesar de su brevedad, desafortunadamente nos abandonó demasiado pronto. Muestra de ello es la correspondencia que mantuvo con algunos de sus más insignes representantes, como fue el caso de Antonio Carvajal y del que ya hablamos en anteriores entregas, y el que ahora nos congratulamos en presentar, el del selecto poeta José Gutiérrez, en verdad poeta adelantado a muchos de sus coetáneos, cuestión esta no del todo reconocida. Mostramos algunas de sus cartas con este autor que rezuman cordialidad e interés literario y poético como muestra singular de lo que hablamos. Al igual que el material anteriormente ofrecido, este forma parte del número 6-7 de la Revista Jizo de humanidades, dedicado en exclusividad a la figura de Prat.


Ignacio Prat y la poesía granadina: José Gutiérrez, Jizo de humanidades


CORRESPONDENCIA CON JOSE GUTIÉRREZ



Ignacio Prat y la poesía granadina: José Gutiérrez, Jizo de humanidades


Carta 1


Querido José Gutiérrez:

Pocas horas hace que he recibido su libro Ofrenda en la memoria, que le agradezco mucho. Lo he leído una sola vez, y me parece de lo mejor que he leído últimamente; mejor dicho, me recuerda otras épocas en que leer era estimulante. No sé si lo he advertido bien, pero estos versos sólo mirados me sorprenden por una extraña mezcla: un fondo de agresividad con el Poder y sus siervos, con el mundo que existe más bien para no comprender y que nunca sabe de dónde es excluido (aunque sea de lo fundamental; no sé, no se nace para nada; sobre todo se nace para no cambiar; esto mismo produce una serenidad en quien lo comprende y comprende que su destino es no cambiar en lo magnífico, ¡por desgracia!); y, por otro lado, una indiferencia o confianza lírica en lo inalterable (se supone que lo es también lo horrible). Los poemas son magníficos, el verso difícil, exacto. Claro: las distribuciones simétricas son necesarias para acomodar esa filosofía de la permanencia y la superioridad del testigo a que aludo más arriba. La adaptación de vaivén entre el título y el conjunto es un logro clásico: Sustantivo-partícula-Sustantivo: tres de siete es el conjunto inmortal. Veo que usted lo ha comprendido, mejor dicho, ha logrado que esa realidad le mire a usted (no lo he querido decir al revés). Perdone; no sé si lo que digo es muy exacto. Tengo que leer su libro.

Por favor, le ruego (si conoce al Góngora de nuestro tiempo –no lo llamo así porque haya contactos solamente-, A. Carvajal) le diga que un estudio mío prometido sobre su poesía sigue en marcha, aunque detenido por “una larga y penosa enfermedad” y otras cosas. Veo que cita a N. Antino. ¿Puede comunicarle mi agradecimiento por sus libros, mi admiración por ellos, que una desgracia circunstancial me impidió manifestarle por extenso?

¡La escuela poética granadina de los años 60-70 es un milagro!

Le saluda

Ignacio Prat


Carta 2

B., 14 de oct. de 1978



Querido José Gutiérrez:



He estado bastantes días de viaje, y a mi vuelta encuentro la carta de Ánade. Desde luego, me puede considerar suscriptor de honor (¡no de los más caros, ¿eh?!); ya me dirá cómo le envío el dinero.

Leí, claro está, Espejo y laberinto antes de mi viaje. No le escribí dándole mi impresión porque estas cosas, si salen elogiosas, parecen demasiado banales o poco sentidas. Su libro me encantó y escribí unas líneas de reseña para Insula, que dejé sin terminar. Las termino casi ahora mismo y las envío a Cano. Su primer libro ya me impresionó, y este segundo, sin entrar ahora en pormenores, me ha parecido una obra muy importante. La verdad, lo he leído varias veces (¡y enhorabuena también por su presentación!). En fin, ya leerá esas cuatro palabras. Querría pedirle un favor. Escribí al prof. Sánchez Trigueros, de la Universidad de Granada, y no me ha contestado. ¿Vd. le conoce y puede darme su dirección particular? Se lo agradecería mucho. Y reciba un apoyo, también moral, a esa empresa de Ánade. Muchas felicidades por su libro excelente.



Ignacio Prat

Carta 3


Querido José Gutiérrez:

Hasta hoy, día 30, no he podido contestar a tu preciosa tarjeta del día 19. He estado reposando, algo enfermo. Sí, te debía una explicación por aquel asunto, pero la he eludido porque parece que ahora sí saldrá esa breve reseña mía, sin valor ninguno, por otra parte. Todo se debió a una confusión sobre el lugar de aparición, entre dos revistas. Saldrá muy pronto, creo, en la que tú me mencionas. Yo admiré, y admiro, mucho tu Espejo y laberinto, que me parece cifra de unos valores extraordinarios. Citas mi antología. Gracias, pero la edición y otras cosas han sido lamentables; hay erratas sin cuento, errores graves, etc. ¡Para qué hablar de eso! Te ruego, si lo ves, saludes de mi parte al Gran Antonio Carvajal y le transmitas mi admiración más profunda hacia su poesía (a pesar de las líneas torpes que sobre ella he escrito).



Un saludo de

Ignacio Prat


Carta 4

“Si la sangre dijera su verdad más profunda...” *



B., 12 de dic. de 1978





Querido José Gutiérrez:



Ignacio Prat y la poesía granadina: José Gutiérrez, Jizo de humanidades
Muchas gracias por el ejemplar (precioso) de El cerco de la luz, con el poema Centinela del sueño, III, manuscrito y dedicado. Guardaré con mucho cuidado tu libro magnífico. Me ha impresionado mucho este tercer libro tuyo, más complejo emocionalmente que los anteriores y, significado, para mi gusto, una derivación muy positiva de tu expresión y temas tan personales, profundos y delicados. Me parece que tu poesía es de las muy pocas que actualmente tienen un valor “histórico” (un ... y una gracia filosófica que me asombra). Gracias por todo y hasta pronto

Ignacio



* Gracias (personales) por haber escrito este verso extraordinario.







No hay comentarios:

Publicar un comentario