jueves, 6 de enero de 2011

EL HEMISFERIO INFINITO





BREVE EXPOSICIÓN DE MOTIVOS



Estimados amigos y seguidores de este humilde, asendereado y, en no pocas ocasiones sufrido, ingenuo o expansivo,  pero siempre muy sincero blog, hoy os presento una nueva iniciativa que pretendo seguir con la regularidad más ágil que pueda llevar a término: se trata pues, de ofrecer un espacio dedicado a poetas de cualquier nacionalidad (consagrados, conocidos o en ciernes) donde puedan verterse adjunta a alguna muestra de su creatividad -algún poema-, una breve nota biográfica y bibliográfica -si la hubiera- así como unas líneas en las que describir su poética.
Me parece de obligado rigor decir que estas entradas tendrán un carácter totalmente abierto, donde espero que pueda contemplarse cualquier tendencia o corriente de poesía de la actualidad o de cualquier momento histórico que pueda tener especial relevancia por razones (literarias, poéticas, artísticas, filosóficas...) cuales fuesen de justificada exposición y evaluada competencia.
El hemisferio infinito, Francisco Acuyo
Permitid que el título que acoge esta iniciativa sea El hemisferio infinito, inscripción bajo la cual se vio recogido un poemario mío publicado (en 2003) y que creo viene, a mi modesto juicio, a reflejar idóneamente lo que en realidad el mundo y el fenómeno extraordinario de la poesía puede, de manera tan singularmente solícita, manifestarnos: un universo acaso inmarcesible en el que se proyecta lo más enigmático y creativo de lo que es capaz cualquier ser con capacidad de conocer y conocerse. Ruego perdonéis mi falta de decoro por intitular con enunciado tan personal un cosmos tan proclive a la universalidad, pero la falta de mesura por mi parte creo que se verá del todo justificada por la liberalidad, altruismo y, filantropía si cabe, de aquello que nos puede hacer comunes y significativamente iguales en lo más íntimo y sagrado de nosotros mismos, a saber, el reconocimiento de la plenitud que habita por y para siempre en la belleza. Es para mí un honor anunciarles que inauguraré esta iniciativa (y lo haré yo personalmente porque ella ya no puede hacerlo) con la figura, obra y reconocimiento poético de una excepcional poeta (y muy entrañable persona para quienes tuvimos el privilegio de conocerla y honrarnos con su sabio magisterio y sensible trato) y que hubo de marcar indeleblemente a todos los que pudimos introducirnos en su mundo poético personalísimo, me refiero al genio y figura de Elena Martín Vivaldi. Para dicha ocasión he seleccionado poemas de su obra poética menos conocida (dispersa en ediciones de tirada ínfima o en invitaciones de diversa naturaleza) que fue compilada en su momento por el también desaparecido pero nunca olvidado José Espada, y por mí mismo, me refiero al libro titulado Distinta Noche, hoy ya casi agotado.
Así pues, dejo constancia en estas líneas de una iniciativa que me parece valiosa e interesante, no sólo para los raros habituales del verso, ya sean lectores o creadores del mismo, o ambas cosas, también para todos aquellos que participen de la curiosidad vital e íntima y al tiempo universal por todo lo que es susceptible de tan especial reconocimiento: bien por ser portador de honda sabiduría, bien porque subyuga con la fuerza persuasiva de lo hermoso que lo fecunda; pues bien, a través de estas líneas os insto a que indaguéis en el insondable ámbito (en el hemisferio infinito) nunca suficientemente ponderado donde vive el conocimiento más profundo y el hálito inmarcesible de la belleza que impregna la verdadera poesía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario