martes, 11 de enero de 2011

MATISSE EN LA ALHAMBRA




Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo




Me parecía de rigor adjuntar a esta bitácora una entrada sobre la más que interesante exposición titulada Matisse y la Alhambra, que se lleva a cabo en el recinto nazarí, por el Patronato de la Alhambra y el Generalife y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, en Colaboración con la Fundación la Caixa, mediante la cual se pretende solemnemente conmemorar el centenario del viaje Henri Matisse a la ciudad de Granada y a la fortaleza roja.
Además de las numerosas piezas que componen la muestra (óleos, dibujos, litografías y una escultura), mas de cien en realidad, podemos observar cartas, postales y fotografías personales del pintor, acompañadas de 60 piezas de arte islámico de extraordinario valor artístico como cerámica, cristal, bronce,tapices, miniaturas, celosías y objetos de madera, junto a objetos de contexto como tejidos que coleccionó a lo largo de su vida (como mantones de manila, telas hispanomusulmanas y tapices de la Alpujarra) y que demuestran la fascinación de este artista-viajero por el patrimonio artístico musulmán.
A los que no lo hayan hecho todavía, les invito desde esta entrada a que (estará abierta esta exposición hasta el 28 de febrero, en el espléndido recinto del Palacio de Carlos V) la visiten y que acaso deje en sus espíritus análoga huella a la que dejó a quien suscribe estas líneas. Muestra de ello es el poema que adjunto y que encontró inspiración contemplando alguno de los cuadros que conforman tan suntuosa como sugestiva exposición.








Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo




Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo




Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo






CROMÁTICA ALQUÍMICA

(Matisse, en la Alhambra)

Luxe, calme, voluptuex
Charles Baudelaire


                                                  SOSEGADA
                                               arde en el áureo pigmento
                                               la impresión
                                               que imagina desde el sueño
                                               los sonidos
Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo
                                               pincelando del silencio
                                               el color:
                                               la atmósfera sobre el lienzo
                                               que de seda
                                               escucha en soledad tenso
                                               el tesón
                                               del amarillo dilecto.

                                                  La deidad
                                               sincrética del sosiego
                                               el aroma
                                               pinta con dulce bosquejo,
                                               cuando miel
                                               de la luz el hermético
                                               elixir
                                               bebe. En equilibrio luego
                                               la pureza
                                               sobre tan sedante espejo
                                               un instante
                                               proyecta:  la tierra, el fuego
                                               sosegados,
                                               y el agua y el aire quedos
                                               signos de
                                               triste materia que, dentro
                                               del espíritu
                                               anima el quinto elemento:
                                               la conciencia.

                                                 Azul pincela en el tiempo
                                                la conciencia
                                               si hallazgo fugaz , eterno
                                               en la teúrgia
                                               de los contrarios y el reino
Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo
                                               del cismático
                                               creador que nace muriendo,
                                               que transmuta
                                               de nada el conocimiento
                                               donde el nombre
                                               vigila porque el concepto
                                               no termine
                                               en vacuidad y provecho;
                                               o en imagen
                                               fútil de quebrado espejo;
                                               no en verdad
                                               si entre espúreos sortilegios;
                                               no en la luz
                                               sino en su fatuo reflejo:
                                               queda aquí
                                               pupila, fruto perfecto
                                               de la música
                                               azul que suena en silencio.






                                                                     Francisco Acuyo





Matisse en la Alhambra, Francisco Acuyo


No hay comentarios:

Publicar un comentario