martes, 21 de febrero de 2012

ELOGIO DE LA DECEPCIÓN



Permitidme que os convoque en esta ocasión en nuestro blog Ancile, con un texto peculiar que, a la sazón forma pieza de una totalidad que se intitula Elogio de la decepción, escrito con toda modestia por quien suscribe estas líneas, y que no quiere sino obtener vuestras consideraciones al respecto de su contenido y forma. Es un fragmento, digo, centrado en el concepto (si es posible que tal sea solamente) de la amistad. Adelanto que otros, siempre centrados en la idea de la decepción, conforman dicha totalidad y versan sobre el amor o la muerte. Así pues, sirva esto como anticipo, preludio o aperitivo de lo que será, una vez terminado, el conjunto de este Elogio de la decepción, que no es otra cosa que un canto al impulso vital que anima el corazón e historia de nuestras vidas. 



Elogio de la decepción, Francisco Acuyo



ELOGIO DE LA DECEPCIÓN


A Carlos Villarreal, in memoriam


PÓRTICO


SI tanta desazón e inquietud te embarga, desasosiega y preocupa, querido y nunca suficientemente ponderado compañero, amigo en no pocas fatigas y no menos abundantes  incertidumbres, alarmas y conmociones, quiero decirte, en relación a la cara hermandad que nos vincula desde tan largo como generoso periodo fértil de feliz y próspero entendimiento, en virtud de tu segura y siempre merecida tranquilidad,  que nada en modo alguno  convulsiona la fraternal y grata armonía de nuestra ya prolija comprensión, ni su firme, inconmovible y férreo fundamento. Pero, como bien conoces mi nula inclinación a la vacua parafernalia  de los insidiosos cenáculos que, la más mínima inteligencia ultrajan  y, de común, se vienen a ofrecer poblados de la inhóspita estulticia que habitúan, y con su notable hastío, tienden a no salirnos nunca  gratis, sobre todo a los que nos procuramos ocupar el tiempo  de manera y forma  mucho menos ociosa. Así te ruego que  disculpes el abrupto, cuando no muy  desabrido trato, que en modo alguno afectará al sentido y muy verdadero afecto que, con tanta y sincera devoción profeso a la amistad de tantos años, que  tan profundamente nos abraza de manera tan solidaria como  sin duda permanente. No hallarán de ningún modo mínima disculpa aquellos quienes, con falsaria adulación y necias intenciones, preguntan por tu inseparable amigo.
Nunca hizo falta, caro hermano, si eres en verdad otro yo mismo, de más  razones que este corazón único que compartimos en su latir unánime para la comprensión de potenciales disensiones que, al fin,  no harían más que, si cabe, afianzar los lazos que nos unen, pues  bien sabemos lo íntimo de alegrías y penas  sin mediar siquiera una palabra. Por todo esto sé que tan insignificante falta en relación a las explicaciones que mereces por mi ausencia en este o aquel evento, no debiera ser motivo de disgusto; y porque veas que soy muy consciente de la rara y singular preeminencia del vínculo que tan estrecha y afectivamente nos hace uno, quisiera relatarte, en ligero y particular desfile, la razones por las que la amistad verdadera ha de mantenerse siempre muy lejos de cualquier sospecha. Así paso, en desordenado pero creo que entretenido y rápido cortejo, una suerte de consideraciones muy a propósito a tan estupendo asunto, y en relación con las razones sobre las que se funda la confianza más genuina, porque no puede ser  ninguna otra mejor que la amistad.
Elogio de la decepción, Francisco Acuyo
                Ya sabes que la base que vertebra el concepto y sustancia misma de la  amistad es, sin duda para mí, la memoria y entendimiento de la decepción.  Reclamo pues, no más que la acepción (sentido) no vulgar del término, en el cual se eximirá referencia al embargo de amargura y desengaño, si en este concepto veo  ajustada la etimología de aquel  significado al que me acojo sin objeciones ni  reparos: la deceptio (el engaño), el cual nos lleva al pleno reconocimiento  de lo que, con falsedad, tenemos por verdadero,  y la disposición genuina de cualquiera compromiso ético (y aún estético) que aspire a la verdad. Así, la decepción  trae una vez dilucidada en su engaño, el grato encuentro con lo que, taimada o pertinazmente, cegaba nuestra capacidad de entendimiento, para así, con la claridad debida, atender y entender lo que se estima (y nos estima) liberal y justa y solidariamente.
También te digo que parece muy razonable un cierto grado de misantropía, en tanto que esta nos extrae de la entronización ridícula del hombre como centro, espectador y núcleo privativo único,  catalizador perenne e ineludible del universo mundo, mal que le pese al mismo radical subjetivista que encuentra amparo en la exégesis muy disparatada de la descodificación de los enigmas de la cuántica[1], más aún si entienden e interpretan lo real, sujeto a sus delirios egotistas. Así pues, ya conoces que me exhibo, me decanto y declaro muy gozosa y dichosamente decepcionado, que gracias al reconocimiento del engaño, compruebo felizmente cuán lejana se encuentra la verdad  de la facundia inopinada de tanto afán que se  apremia en ser sujeto y objeto de modorro, que diría nuestro siempre muy querido y nunca  suficientemente recordado, autor de tan estricta genealogía[2], por lo que un cierto toque aditado de prudente misantropía, se me antoja cosa harto conveniente.
                Así pues, como entre nosotros no es ni podrá ser posible ofensa alguna, de tu amable y amena reprensión sólo puedo extraer y colegir una nueva extensión de tu fervor y verdadero afecto. Mi  desaliño social acaso sí requiera de  firme amonestación, si él contuviera alguna individual afección  contra persona  justa, pero mi  alergia no se manifiesta  sino contra  las normas, convenciones  y las costumbres arribistas que corrompen  el decoro elemental de cualquier compromiso, y exhiben sin vergüenza los modorros arriba sin prudencia ya citados. Así,  y porque no creas que desdeño tus desvelos que son los míos, y llamando a tu segura indulgencia, te remito a las páginas siguientes.
                Como no creo que sea necesaria ninguna hipotiposis sobre alguno de los estereotipos que deploro, no ya personas, si ambos conocemos que no alcanzan merecimiento alguno de ser  siquiera  mal nombrados, paso a hacerte acopio de mis impresiones sobre necesidad  ineludible, como es sin duda y cuando menos,  la  de obtener en la vida el trato de un amigo verdadero.
                Aunque sé de  tu talante liberal y siempre prudente, ruego que en la intimidad de esta misiva, des por descontado que estas líneas acaso no lo sean, y desdeñen ya de antemano al resto del linaje con anterioridad aludido, y que cuides su lectura lejos de necios y mazacotes, si está prevista para el singular deleite de nuestra hermandad, que ya sabes que es una e inseparable.


Elogio de la decepción, Francisco Acuyo


DE LA AMISTAD



SI la Odisea cuenta aquello de que siempre hay un dios que lleva al semejante [sic] junto al semejante, cabe pues, entender la amistad como concepto imprescindible para la concorde coexistencia entre la palabra y el sentimiento humano que comporta. Si el phílos griego todavía se debate con alcance de carácter afectivo,[3] y parece muy anterior al philía que indicará (Pitágoras en) el sustantivo que sí identifica plenamente el concepto de amistad,[4] más allá, tú lo sabes con total y meridiana claridad, del vínculo familiar (o del clan), se precisan y se hacen necesaria y netamente ostensibles los lazos que emparentan, aunque sea en muy raros casos, no menos estrechamente para ser reconocidos plenamente en la amistad; es así que: la inicial sympátheia[5] de colaboración y de concordia interpersonal, se transfigura, especialmente en el singular y afectivo poso de la memoria –y al que ya me refería desde el inicio y- que por fin asienta el devenir del tiempo para el ser que constituye el fundamento de la verdad y sabiduría que informan al afecto de la amistad si, al fin, se constituye con firmeza en el corazón amigo.
                No hará falta incidir sobre mi claro convencimiento y fe (muy razonable, no obstante), de lo vital e imprescindible de aquella alteridad sublime que el amigo verdadero representa, si a su vez este inspira el sentimiento de solidaridad universal que a todos, en el fondo, nos convoca.  Esta comunidad (despierta, que  Epicuro señalaría con tanto acierto), es la única que garantiza algún futuro (nada utópico, a mi juicio,) al linaje comprometido de hombres que aspiran, con esfuerzo, a porfiar pacíficamente en pos de este impulso, profundamente vivo y necesario para el proyecto (y realización) de aquella ecuménica integridad a la que aspira  inevitablemente la humanidad.
                De todas formas, sabes también, que todo aquello, en mi opinión, depende en buena medida de nuestras capacidades de denuncia y de compromiso ante intolerables comportamientos que emparentan a quienes los traslucen sin el menor recato, como rémoras implacables de cualquiera sensata iniciativa, padres de un linaje tabernario y bastardo, y aun perdido, en el que rigen los que poco saben (y menos quieren saber). Entiende que no puede haber maledicencia en lo que digo, me conoces bien y sabes que no pierdo en modo alguno mi  tiempo tan preciado siempre y, si es verdad  que aquellos que  lo pierden suelen encontrar grato parentesco con la necedad y siempre antipática ignorancia, por ello no pretendas entender otra cosa sino aquella que digo expresamente: que no todos saben ni reconocen lo que nuestra alianza de amistad ya procura. Pero es así que puedo claramente reconocer la virtud extraordinaria que nuestra estrecha relación mantiene al contrastarse con la lente máxima de la deceptio, pues, con su excelente óptica, a la verdad nos aproxima, puesto su fidedigno y afortunado objetivo hacia el punto que distorsionan las cualidades que engalanan tan sobria y tan firmemente la conexión de la amistad, que siempre permanece  en la mente y en los corazones dura. La decepción es buena cosa en tanto que, con el trato del necio que nos embauca, vemos, de inmediato, la luz confortante de la verdadera amistad. Es por eso que ante tal estulticia no me enardezca con acritud, ni me vea incitado amargamente contra la injuriosa deslealtad que supone, pues no hace sino quitar la venda de mis ojos, engañados tras la inepta lisonja o la traición o la perfidia del sujeto deleznable que pretende enturbiar la preclara realidad donde se miran sin engaño nuestras almas entregadas al respeto mutuo, desde luego muy por encima de las heterias políticas, en pos de la hospitalidad fraterna de aquellos pocos corazones que viven de su concordia e igualdad recíproca, si todo lo de los amigos es común[6], y la igualdad produce amistad. Así pues, tú,  carísimo alter ego, me parece entenderás por qué la decepción impone sobre el hombre atento la razón de la amistad la inteligencia afectiva que, acaso fuese la misma que une factores y agentes primordiales que cohesionan entes e ideas en este nuestro mundo.
                En cualquier caso, amigo mío, es obvio que abandonamos  tiempo ha la platónica e iniciática búsqueda del símbolo que nos complete,[7] pues en ambos se conforma la totalidad fraterna  que nos ampara de la escisión y fractura terribles del incierto y humano devenir en  su inestable existencia. Por todo es que, prudente compañero, que el reconocimiento del  exiguo e indigente camino existencial requiere, inevitablemente, del ser que es, en la memoria,  identidad creada por mor del respeto mutuo que, al fin, se hace perfecta y singular alteridad. Insisto, en que la vía de la amistad es el mejor camino para  la social concordia, pues, está basada no en el vínculo de sangre (anankaíoi) impuesto, sino en la elección voluntaria (proaíresis) y libre de la intimidad amable, y de la (sympátheia) simpatía que muestra uno de los principios básicos de la Ética Nicomáquea[8] por el que, sin amigos, nadie elegiría la vida.[9]
Elogio de la decepción, Francisco Acuyo
                Qué gran bien, querido amigo, nos hace la visión de la verdad a través de la decepción, si nos muestra el engaño. La amenaza siniestra de la manipulación nos queda manifiesta y evidente la falsificación intencionada; mas la fórmula magistral del sabio[10] queda patente en la bondad posible, si el hombre es la medida [sic] de todas las cosas, pues el juicio justo y la observación de la verdad serán así elementos sustanciales de la bondad misma. Me parece grande dignidad este reconocimiento: mediante el mismo aquella realidad de excelencia (areté) humana es posible. La inteligencia y la verdad[11] aspiran a la finalidad acaso más legítima, pues al mirarse en ella, entiende sin asomo de ninguna duda el imperativo de mirar al otro, porque el otro, al fin y al cabo, en la amistad, no es sino otro yo mismo. Será por eso  que la estupidez se manifiesta siempre peligrosa. A tenor de ella olvidamos lo que somos y, por tanto, lo que el otro, potencialmente, representa para la realización de nosotros mismos: la memoria será, pues, fundamento solidario y de libertad recurso imprescindible para todo tipo de concordia y de sabiduría.
                Mira que no es baladí esta insistencia mía sobre los ciertos, procelosos y expuestos peligros de cualquier casta de necedad, cuyo linaje instituye blasón y mayorazgo de toda suerte de calamidades, y es que nunca repara en gastos para disparatar y provocar nefandas situaciones en pos de sufragar satisfactoriamente su egoísmo: instala su irresponsabilidad sobre la vanidad irresoluble, que sabes es engendro monstruoso y  se alimenta de sí mismo y será  insaciable en su apetito. Vanas serán sus esperanzas, si también incogitados son sus pensamientos y, finalmente, no será muy raro contemplar con no poco espanto, cómo incluso quieren o pretenden, sin vergüenza, gobernar a quienes  tienen cerca (y aun lejos), no teniendo la mínima capacidad de gobernarse a sí mismos. Con cuánta complacencia pude ilustrarme ante la decepción producida por el farsante que  tuvo a bien el enseñarme la luz con la malicia o la ridiculez o hipocresía de sus despropósitos.
                El ídem sentire de la amistad, nos hace solidarios ante la vulnerabilidad que de continuo mostramos ante toda suerte de contingencias a las que nos mantiene sujetos el azar, y la atención debida que entendemos de la justa decepción como signo que señala la senda verdadera del genuino impulso que alimenta la amistad auténtica; también nos muestra cuán imprescindible y capital será  la adquisición de aquella para el flujo  y devenir existencial, que acaso no mantuviera sentido sin su precisa y necesaria concurrencia, mas  no sólo en el sentir del individuo, también llevada al ámbito social, en tanto que se asume como un hecho  vital en pos de una estructuración sensata de cultura (de paideia), cuyas virtudes éticas infundan socialmente un designio de verdad y dignidad que restituya el bien del otro con benevolencia.
                La última y más subida fase de la vida ética (me refiero la razón  e idea aristotélica de la moral) es la amistad, y lo será a tenor de su incontestable y franca necesidad social; el ser humano precisa  la correspondencia la disposición y solidaridad del otro establecidos como un hábito permanente que aspira al lóghion por el que fuese mejor dar que recibir.  Y, en fin, porque del ánimo que irradia la presencia selecta y rara de la amistad, creo que se fundamenta la forma más perfecta de pervivencia y convivencia[12] y de justicia humanas.
                La soledad individual, tomada o tenida presente por virtud del engaño o la decepción, nos muestra con preclara y mayor clarividencia la dimensión extraordinaria de la amistad verdadera, en tanto que nos enfrenta a nosotros mismos en una singular reflexión del ser.[13] La conciencia decepcionada, vuelta hacia sí misma por el desengaño, ve con total claridad la cierta dimensión de la soledad y de la imprescindible philía como afecto, mas también como la razón que vive de  solidaridad y plena y cálida convivencia.
La realidad moral de la amistad resulta incuestionable más allá de cualquier apreciación sociológica. ¿No recuerdas las  veces que interpelábamos a los objetores de la amistad, si fuente de justicia y de felicidad? Reivindico la fides como la relación mutua necesaria para cualquier intento de ponderación social, pues el amigo será el socio para la vida pública, aun cuando fuese confidente en lo privado y partícipe de la intimidad.[14]//
Acaso, y esto lo reconozco, no cumplí como debiera, caro amigo, en relación con la amena y muy grata sociedad por la que cierta parroquia te estima a ti, sin duda, mucho más que a quien te habla; pero creo que no debieras en modo alguno de guardarlo en consideración amarga, la  desconfianza  me parece del todo justificada, y mi actitud pugnaz hacia no pocas  de esas animaciones y concurrencias es entendible  por razones que seguro no ignoras y,  desde luego no se fundamentan ni de lejos en la naturaleza de nuestra preterida o envidiada amistad en los círculos que tú sabes. La prez de nuestra relación se sostiene sin la necesidad de sus reclamos lisonjeros, que las más de las veces son maliciosos, oportunistas, mal intencionados y embusteros.
Yo vengo a interpretar que aquel sensus amandi donde se sostiene nuestra larga relación, encuentra fundamento en la virtud donde tuvo plena seguridad para instituirse de los vacuos intereses que obseden a las almas ignorantes y de muy poco peso.  ¿Malgastaremos energía y tiempo en lo humano que nos vincula para la búsqueda del éxito político? La natural inclinación de la amistad no podría sustentarse sino en el juicio y la virtud que, al fin, nos vienen ambas para ser comunes. De la igualdad indiscutible de todos los hombres parte la especial gracia de la amistad y, sin embargo, ya sabes que vendrá a manifestarse rara y singularmente, sobre todo cuando entrambos reconocemos el vínculo tan estrechamente cierto y aherrojado a nuestro corazón como a nuestro intelecto, y sobre tan sólidos fundamentos se sostiene: en la  búsqueda del amor y de la ciencia, pues, las dos fuerzas mantienen (sustentan) todo lo que se procura  muy duradero.
Ten presente que no pretendo de tu paciencia la tolerantia, sino la imprescindible alegría que se sostiene en la amable reciprocidad, y todo aunque pueda manifestarse en sana reprimenda, pues soy muy consciente que estoy lejos de ser perfecto, y que tu censura y amonestación son muestra de caridad más que de reprensión, pues así  entiendo tu reproche como consuelo para mis seguras y ciertas imperfecciones. Creo sinceramente en tu benevolencia, mas no por fatua credulidad, sino basando mi juicio en una fe que se sustenta inteligentemente en la que puede considerarse posibilidad exclusiva, excelente y excepcional de convivencia, que no puede ser otra que la amistad; será por esto que te hablo, y porque el afecto de mi amigo[15] no quede sin su justa y muy merecida correspondencia.




                                                                                       Francisco Acuyo


               






[1] Que con tanto denuedo como mal entendimiento está de moda entre los cenáculos y círculos tan a propósito de desafueros y majaderías en torno al teoría de la mecánica cuántica, que diríase ser la Piedra Rosseta mediante la que todo ha de encontrar satisfactoria explicación, aun la misma estupidez que los alimenta.
[2] Me refiero a D. Francisco de Quevedo y Villegas, azote de los de los zotes ignorantes y despreocupados merluzos que con tanto tino vituperaba justamente, véase así su célebre glosa Genealogía de los modorros.
[3] Benveniste : pp.335-353
[4] Pizzolato, L.: La idea de la amistad en la antigüedad clásica y cristiana, Muchnick editores, Barcelona, 1996.
[5] Lledó, E,: El Epicureísmo, Taurus, Madrid, 1995.
[6] Platón: koina tà phílon, referida en,Timeo, obras completas, Aguilar, Madrid, 1977.
[7] Platón: Banquete, ver nota anterior.
[8] Lledó, E.: Elogio de la infelicidad, Cuatro ediciones, Madrid, 2006.
[9] Aristóteles, Ética a Nicómaco, Gredos, Madrid, 2007.
[10] Protágoras
[11] Lledó, E.: Ver nota 6, pág. 91
[12] Pizzolato, L.:  ver nota 2.
[13] Lledó, E.: Memoria de la ética, Taurus, Madrid, 1994.
[14] Cicerón: Áticus
[15] Agustín de Hipona: De fide rerum invisibilium.


Elogio de la decepción, Francisco Acuyo


4 comentarios:

  1. Unos de los mejores escritos que te he leído, conmovedor, maravilloso. La amistad es el único sentimiento perdurable. Felicitaciones por un texto brillante y por la luminosa sensibilidad que emana.
    Un gran abrazo.
    Jeniffer

    ResponderEliminar
  2. Vengo porque mi buena amiga y poeta Jeniffer me mandó un mail, nada sobra, la calidad literaria se ve sin reparo alguna expuesta. Es para mi un tremendo honor tener la oportunidad de leer pieza que conmueven el alma, donde su autor se muestra en plenitud. Amplios pensamientos filosóficos se hacen parte en estos escritos, claridad mental y por sobre todo una madurez espectacular y muy bien llevada, feliciataciones, nada falta y todo deja.

    María Eleonor Prado Mödinger.

    ResponderEliminar
  3. Junto al contenido de gran calibre humano, está la riqueza expresiva del autor, el manejo exquisito del idioma a la manera más clásica y homenajeante. Se disfruta, por tanto, doblemente: en forma y contenido. Se aprende, se entiende, se asimila...y se queda uno elucubrando, comparando sus propias experiencias con las del autor. Sin dudas, un trabajo raro por su magnitud y su limpieza, por su capacidad de conmover y enseñar. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo, me he leído este trabajo varias veces, pues además de original en el lenguaje impecable y de alto vuelo, lleva un mensaje trascendental, un enfoque personalísimo que dice mucho de la calidad humana y de la ilustración del autor. Encuentro en él un mensaje moralizante, de profunda espiritualidad, donde hay frases como: "si eres en verdad otro yo mismo", que me asombran, emocionan y hacen cómplice a la vez.
    El estilo es el mejor de nuestra lengua, rescatando aquel follaje glorioso de los grandes de antaño, adjetivando con frecuencia no por el gusto, sino por dar matices especiales a cada concepto, por puntualizar calidades de determinadas palabras, que de otra forma, podrían interpretarse diferentemente. O sea, floritura que engalana al discurso y lo hace preciso, específico para la intención del autor.
    Soy un adepto no sólo de tu forma de decir las cosas, sino del contenido siempre instructivo y edificante de lo que dices, del talento que derramas en tu obra y del respeto rayano a la veneración hacia nuestra lengua fertilísma, hermosa.
    No soy bueno en "filosofares", pero me preocupan los asuntos del hombre, del mejoramiento del mismo, y sueño con un ser a la altura de la inteligencia que nos hace diferentes de otras criaturas. El Amor, la Amistad(Digo con mayúsculas) son pilares fundamentales de la sociedad. Un amigo es un tesoro invaluable, por escaso y por ser regalo divino. Amistad y Amor se rozan con la luz, con la entrega desinteresada, con el "dar sin esperar retribución" que no sea la de la bienaventuranza plena.
    Agradezco este trabajo y le doy un lugar de primer orden en mi archivo. Muchas gracias y un gran abrazo.

    ResponderEliminar