domingo, 13 de enero de 2013

EL MITO EN LA TRADICIÓN HISTÓRICA Y SIMBÓLICA

Para la sección De juicios, paradojas y apotegmas del blog Ancile, ofrecemos una brevísimo apunte, a modo de reflexión, sobre cuestiones que atañen a la temática siempre fascinante del mito en la tradición histórica y simbólica, trayendo a colación algunas consideraciones que bien pudieran resultar interesantes para su más detenido estudio y apreciación, que será, en fin, la propuesta particular y aun tiempo  acostumbrada de esta singular sección de nuestro blog.








BREVÍSIMO APUNTE SOBRE EL MITO

 EN LA TRADICIÓN HISTÓRICA Y SIMBÓLICA 




El mito en la tradición histórica y simbólica, Francisco Acuyo, Ancile








Abundando en las fuentes de los mitos más antiguos no me deja de causar una muy seria impresión la profundidad  y complejidad de los significados de los mismos, sobre todo en relación con el esfuerzo historiográfico de algunos estudiosos al intentar situar en lapsos concretos de tiempo y espacio algunas de aquellas imágenes singulares. No digo que apropósito se pretenda ubicar esta o aquella representación en forma de hecho histórico, pues en la mayoría de los casos el historiador no tiene por qué tener conocimiento de aquella secuencia y significación mítica y antropológica (de manera consciente), sino encontrarse centrado en la cuestión fáctica y de interpretación prosaica o histórica sobre un determinado personaje y hecho histórico. En cualquier caso no deja de resultar fascinante que aquellas imágenes difusas y altamente complejas del mito aparezcan en momentos y figuras muy concretos de la historia de la humanidad; piénsese, por ejemplo en la tradición cristiana que, en su amplia iconografía y simbología, ofrece dos vertientes en la interpretación de estos signos, a saber, una dedicada a los hechos históricos como tales, y otra propensa a una exégesis de carácter más psicológico y profundo.
Podemos poner como ejemplo el caso de la imagen de la Gran Diosa traída a colación por el mismo Joseph Campbell[1] e identificada por el cristianismo en la figura de la Virgen María. Nadie se parará a discutir al respecto el carácter simbólico de especial relieve de su figura para la doctrina cristiana, pero al tiempo no deja de parecernos extremadamente sugerente su concurrencia al acervo histórico genérico contrastado de la humanidad en todas sus culturas. La fusión de lo psicológico y simbólico con el acaecer de hechos históricos nos lleva irremediablemente a quedar en suspenso. ¿Qué sucede o qué se origina primero, el hecho histórico contrastado o no, o son los fundamentos –inconscientes, o arquetipos psicológicos los que sirven de molde para lo que acontecerá un día? ¿A la madre, María,  de un personaje religioso e histórico contrastado como es el de Jesucristo, se le atribuye la simbología existente por mor de hechos históricos anteriores que hacen análoga su figura, o lleva implícita el significado, por ejemplo,  de la verdad interior que pretende diluir la apariencia ilusoria de lo externo, y que la hace engarzar a su vez con la creencia y testimonio de otras tradiciones mitológicas milenarias, en apariencia muy distintas de la humanidad  y que, sin embargo, en esto significativa y paradójicamente convergen?
Reflexiones que, a la luz de los excepcionales trabajos y estudios como los de Campbell, Freud, Jung, Elíade…., nos llevan a establecer, tal vez, juicios peregrinos en muchos casos, pero también obligan necesariamente a una indagación personal (y transpersonal) de obligada referencia, no en vano puede constatarse la permanencia en la modernidad el peculiar razonamiento de  los héroes y mitos más antiguos.

                                                                                        

                                                                                                                             Francisco Acuyo




El mito en la tradición histórica y simbólica, Francisco Acuyo, Ancile



[1] Campbell, J.: Imagen del mito, Atlanta, Gerona, 2012, pp.83 a 85.

1 comentario:

  1. Fascinante, amigo. Mito y ciencia parecen darse la mano. Por alguna razón misteriosa quizá, al leerta acá, me he llegado a la memoria una obra sobre asuntos de cierta manera emparentados, me refiero a La Rama Dorada, libro que perdí durante mis viajes. Un abrazo y muchas gracias por regalar tan valiosos conocimientos.

    ResponderEliminar