jueves, 11 de septiembre de 2014

MENTE Y POESÍA

Para la sección de Pensamiento del blog Ancile  proponemos el post titulado Mente y poesía, perteneciente al ensayo Arqueología de un instante, del que venimos ofreciendo algunos fragmentos.


Mente y poesía, Francisco Acuyo, Ancile



  MENTE Y POESÍA


Mente y poesía, Francisco Acuyo, Ancile


LA VÍVIDA ORGANICIDAD de la que, en un principio, hacíamos gala que componía el ser de la poesía, es la que da cuenta de que sus principios profundos y generales que constituyen su singular estructura, conectan con ámbitos que van más allá de lo estrictamente lingüístico, e incluso literario. Nosotros no extrañamos conexiones (no sólo con otras formas de expresión artística), también con otras parcelas o disciplinas del conocimiento que pueden observarse, en principio, como muy distantes; así con la biología, la psicología, la matemática y con la misma filosofía de la ciencia. En poesía, como en pocos momentos del uso del lenguaje, son manifiestas las normas que regulan inconscientemente la gramática, la retórica, la métrica, como recursos que siempre se han tenido en cuenta como propios de un saber aprendido conscientemente.
De interés sería también contemplar atentamente aquellos principios que vertebran la estructura de muchos poemas y que tienen un carácter arquetípico, pues funcionan como estructuras mentales inconscientes que harán posible que mensajes en forma de imágenes sean portados e interpretados por la mente consciente.
El tiempo, en poesía, puede servir de digno paradigma para explicar esto que decimos: la información, en su base universal, si se encuentra fuera del tiempo, en la espontaneidad de la imagen poética, manifiesta ser vivida en una suerte de eterno presente. 53
La lógica poética participa de unos principios que rigen gracias a su estructura peculiar: así la propia disposición interna del verso se construye en virtud de los principios que rigen los números (naturales) en su componenda métrica y que, como ya se dijo, no son sino un arquetipo de orden 54 que trata de poner precepto y sucesión al caos de las apariencias.
De la poesía y su manifestación poemática parece constatarse que no tanto las ideas están en la mente y los objetos en el mundo, sino que unos y otros están en virtud de la unión de mente y materia 55 y que, tanto en la percepción como en el lenguaje es necesario un recurso contra el azar. Se verá que el seguro azar56 que tantas veces se ha cuestionado en poesía, participa de lo abstracto de la mente para expresarse en una estructura cercana a la conciencia, pero que vive profundamente arraigada a las simas de lo inconsciente que anima en la vida de los hombres. Es por esto que decimos que la poesía funciona como muchas veces el observador oculto57 que acompasa el intelecto en su funcionamiento normal, pero que no comparte totalmente todo aquello que sabe con la consciencia. De la misma forma, en la poesía, si se tiene en consideración su comportamiento como organismo vivo, será observable cómo fallan las leyes de causa efecto, pues será necesario tener en cuenta el funcionamiento de su(s) mensaje(s) no como objetos separados, sino como integrantes de un sistema organizado que interacciona con las demás partes, aun si estas existen solo como probabilidad.
Es por todo esto que decimos (y otras muchas cosas que omitimos) que creemos que la poesía vierte una semblanza muy digna de observarse con detenimiento, pues aseguramos que es aventicia, hermosa y elegante, pues se viste con gallarda compostura, y porque no se tengan sus regiones tan remotas y tengamos siempre presente los espíritus excelsos de aquellos que con sus versos dieron nombre al alma, y a la belleza, sus cuidados.



                                                                                          Francisco Acuyo

Notas.-


         53 Acuyo, F.: ob. cit.  nota 2.
54 Jung K.G.: The structure and Dynamics of the Psyche, Patheon Books, New York, 1960.
55 Shaw R. y McIntyre: Algoristic Foundations to Cognitive Psychology, Nueva York, 1974.
56 Salinas, P.: Seguro Azar, Castalia, Madrid, 1990.
57 Hilgard, E.: Divided Consciouness: Multiples Controls in Human Througt and Action, Wiles, New York, 1977.




Mente y poesía, Francisco Acuyo, Ancile

1 comentario:

  1. Nunca vi un acercamiento tan apasionado, hermoso y a la vez realista a la poesía. Se disfruta y al mismo tiempo se aprende, se desubren cosas que la iluminana. Un abrazo agradecido, amigo.

    ResponderEliminar