lunes, 20 de octubre de 2014

ÉTICA Y ESTÉTICA DE LA POESÍA

Recogemos para la sección de Pensamiento del blog Ancile el trabajo titulado Ética y estética de la poesía, fragmento de Arqueología de un instante que venimos reproduciendo hace algunas entradas atrás.

Ética y estética de la poesía, Francisco Acuyo, blog Ancile




ÉTICA Y ESTÉTICA DE LA POESÍA




Ética y estética de la poesía, Francisco Acuyo, blog Ancile



 SI LA ESTÉTICA del siglo XIX dedicó de forma especialmente reincidente la casi totalidad de su esfuerzo interpretativo al tratar la poesía como una actividad meramente subjetiva, sería con Nicolai Hartmann33 que comenzaría a percibirse como un notable prejuicio para el examen profundo y directo exigido de la poesía o de la cualquiera obra de arte.
Sería Heidegger uno de los artífices del cambio en el estudio del arte más allá del aspecto netamente subjetivo,34 pues vendría a proponer la obra artística como entidad, cosa en la que, como tal, aunque pudiera mostrarse inaccesible a la razón, subyace la idea de verdad como piedra de toque para la comprensión de la entidad poética. Esta verdad no sólo es propiedad del conocimiento, sino que es propiedad del ser mismo. Deducimos que la entidad artística (y poética), y la verdad, son la misma cosa; encontrando en este punto un cierto grado de parentesco con Hegel,35 Schelling36 e incluso  Schopenhauer,37  los cuales vendrían a establecer o conceder una suerte de poder visionario propio del artista que penetra profunda, verdaderamente, la naturaleza de las cosas, pues  mediante la obra de creación se nos presentará la realidad como es en sí misma. 
Esta expectativa supone la superación del idealismo crociano38 y la revaluación y rehabilitación de la materia en la obra de arte, pues esta tiene valor propio (valor estético); la toma de conciencia de la materia hará que optemos por una óptica más adecuada para observar la contienda entre la voluntad del espíritu y la necesidad de la naturaleza,39  pero teniendo en cuenta que en poesía el sustrato material es el lenguaje que de por sí es ya una particularísima creación del espíritu humano. Si la creación es la materialización y de algún modo la fijación de la verdad mediante la forma, esta se precisa esencial y sustancialmente en la poesía (o cualquiera manifestación artística) mediante la contemplación. Será esta la que exponga el dualismo sujeto-objeto peculiarmente, y del que cabe deducirse la necesidad del elemento objetivo que visualice y asuma la realidad poética y artística
Ética y estética de la poesía, Francisco Acuyo, blog Ancile
como verdad incuestionable; además debe colegirse de esta objetividad el factor ineludiblemente incidental de la sociedad, habida cuenta, además, que cualquier ontología de la poesía o de la obra de arte auténtica no referente al sujeto que contempla no sería posible.
La poesía, por tanto, ofrece una relación inexorable con la verdad, visión, insistimos, que habrá de integrar la poesía inevitablemente con el fenómeno de lo social, y es que, si el arte (la poesía) acontece... se produce en la historia un empuje mediante el que esta comienza o recomienza.40  A nuestro juicio, es ya ineluctable que el arte (y la poesía) se sitúen en el círculo de lo humano. La poesía, es el lenguaje primitivo de un pueblo histórico, (Heidegger, y antes Giambattista Vico);41 la poesía es el fundamento que soporta la historia y no un acompañamiento exornativo de la existencia humana.
Mas, si la poesía es la más inocente de todas las ocupaciones,42 diremos que será también aquella la que dará nombre a los dioses, aunque cuando ellos mismos hablan, lo hacen a través de signos que a los poetas toca sorprender e interpretar para, nada menos que, trasmitirlos a su pueblo. De nuevo, inevitablemente, y a la luz del intérprete más metafísico y enigmático de la poesía (Heidegger), se reconocerá al poeta como el medium que hará converger la ley de los signos divinos y la voz del pueblo.
Es ineludible que la poesía ha de ser reconocida como manifestación de cultura, e incluso expresión del alma de la cultura, aun proyectándose como el flujo enigmático por excelencia hacia lo divino en compensación, tal vez, a la finitud del hombre.



                                                                                                  Francisco Acuyo



Notas.-

   33 Bochenski, I. M.: La filosofía actual, Filosofía del Ser, Nicolai Hartmann, Fondo de Cultura Económica, México, 1965.
  34 Heidegger, M.: Arte y Poesía, Fondo de Cultura Económica, México, 1985.
  35 Hegel, G. W.: ob. cit. nota 1.
 36 Schelling: Filosofia da arte, ditora Edusp, 2001.
  37 Schopenhauer: Respuestas filosóficas, Edaf, Madrid, 1996.
  38 Croce, B: ob. cit, nota 18.
  39 Heidegger: ob. cit. nota 34.
40 Ibidem.
41Vico, G.: Ciencia nueva, Orbis, Barcelona, 1985.
42 Hölderlin: Ensayos, Hiperión, Madrid,1976. 





Ética y estética de la poesía, Francisco Acuyo, blog Ancile

No hay comentarios:

Publicar un comentario