viernes, 9 de marzo de 2012

DE LA MÉTRICA CELESTE: VERSOS DODECASÍLABOS, TRIDECASÍLABOS Y DE MÁS DE CATORCE SÍLABAS

Seguimos analizando y clasificando versos en la sección del blog Ancile De la métrica celeste; en este caso expondremos los versos dodecasílabos, tridecasílabos y de más de catorce sílabas: el verso alejandrino (o de catorce sílabas, ya lo vimos en una entrada expresa para el mismo), por lo que con esta entrada damos por finalizado el estudio de los versos regulares o isosilábicos y nota final sobre los versos anisosilábicos o irregulares. Las notas van consecutivas con la anterior entrada.


Versos dodecasílabos, tridecasílabos y de más de catorce versos, versos anisosilábicos, Francisco Acuyo



 DE LA MÉTRICA CELESTE: VERSOS DODECASÍLABOS,
 TRIDECASÍLABOS Y DE MÁS DE CATORCE SÍLABAS. 
NOTA FINAL SOBRE LOS VERSOS ANISOSILÁBICOS




Versos dodecasílabos, tridecasílabos y de más de catorce versos, versos anisosilábicos, Francisco Acuyo



            EL VERSO DODECASÍLABO: Es el verso compuesto (recuérdese que verso compuesto es el que está formado por dos versos simples separados por cesura)[1] por doce sílabas métricas que mantiene acento obligado en el verso undécimo. Se trata de un verso compuesto de manera simétrica o asimétrica, según el caso. Es conveniente señalar que no se rige por un isolabismo estricto.[2]

            El dodecasílabo trocaico:[3] será el que lleva acentuadas las sílabas impares de cada hemistiquio. Empleados en el Romanticismo y Modernismo[4]:

Sus curvados dedos al mover ligeras,
como leves armas de traidores filos,
tejen las arañas cual las hilanderas
sus hamacas tenues de irisados hilos.

Salvador Rueda


                Dodecasílabo asimétrico 5+7, o de seguidilla y el de 8+4: El primero compuesto por un verso de cinco sílabas y otro de siete, llevará acentos en la cuarta sílaba y en la undécima. De probable origen francés [5] equivalente al endecasílabo con acento en cuarta. El segundo estará compuesto por un grupo de ocho sílabas y otro de cuatro, recogido por Nebrija en su Gramática, relativamente:
Guerrero fuiste con que Yupanqui un día
hacia el Arauco sin descansar marchó, […]

José Santos Chocano

Pues tantos son los que siguen la pasión
i sentimiento penado por amores
a todos namorados trovadores
presentando les demando tal quistión: […]

Anónimo


                Dodecasílabo asimétrico[6]: será el que, a pesar de ser regular,  la separación de hemistiquios no lo divide en partes iguales (6+6)[7]:
Pequeña ánfora lírica de vino llena
compuesto por la dulce musa alegría […]


Rubén Darío


                Dodecasílabo dactílico (o anfibráquico): Se dice cuando lleva acentos en las sílabas quinta y décima de cada hemistiquio:

El metro de doce son cuatro donceles
Donceles latinos de rítmica tropa;
Son cuatro hijosdalgo con cuatro corceles;
El metro de doce galopa, galopa.

Rubén Darío


                Dodecasílabo polirrítmico: que combina las variedades trocaica y dactílica:[8]

Las luces, la hora, la noche, profundo
infernal arcano parece encubrir,
cuando en hondo sueño yace muerto el mundo,
cuando todo anuncia que habrá de morir.

José de Espronceda

                Dodecasílabo ternario: Consta de tres tetrasílabos (es asimétrico), porta acentos en tercera, séptima y undécima, mantiene un ritmo trocaico. Se registra en el Neoclasicismo y se usa frecuentemente en el Modernismo.[9]

Como raya onduladora de una anguila
que se tuerce y se destuerce en su girar,
es el verso luminoso que encandila
y el espíritu en su llama hace temblar.
               
Salvador Rueda


                Dodecasílabo  regular:[10] son versos isosilábicos que se oponen al de arte mayor, pues aunque computen doce sílabas no se rigen por un estricto isosilabismo.[11] La percepción no se regirá perceptiblemente en un verso aislado sino en la totalidad del poema, donde el verso de arte mayor ofrecerá fluctuación silábica y donde el dodecasílabo tiene siempre igual número de sílabas:

                                               Ora pues, si a risa provoca la idea,
que tuvo aquel sandio moderno pintor,
¿no hemos de rrnos siempre que chochea
con ancianas frases un novel autor?


Tomás de Iriarte


                EL VERSO TRIDECASÍLABO (alejandrino a la francesa): Será el verso de trece sílabas que según la disposición de los acentos y de su estructura (simple o compuesta) recibe distintas denominaciones (es poco usado en nuestra lengua). Se reconocen las siguientes variedades: anapéstico (con acentos en tercera, sexta, novena y duodécima sílabas); el compuesto de 6+7, el compuesto de 7+6 y el ternario, con acentos rítmicos en cuarta, octava y duodécima sílabas. Respectivamente:

¡Soy el viejo monarca del; soy el Austro!
Yo sacudo el planeta con mi áspero cuerno,

Pedro Antonio González

¿Sus dioses? El miedo, las sombras y la muerte.
¿Sus odios? El arte, la vida y el placer.

Manuel González Prada

Hay manos alevosas que de sus retiros
se apartan en la noche con los vampiros
que hieren en la sombra con velo sutil.

Alfredo Gómez Jaime
En el jardín hay un olor de primavera,
himnos de zumbos en el viejo colmenar.

Enrique González Martínez


Versos dodecasílabos, tridecasílabos y de más de catorce versos, versos anisosilábicos, Francisco Acuyo

               
                       SOBRE LOS VERSOS DE MÁS DE CATORCE SÍLABAS (TETRADECASÍLABO O ALEJANDRINO): Con el verso de catorce sílabas se termina la serie de los versos regulares (isosilábicos). Si bien puede darse el caso de versos más largos regulares por ejemplo de veintidós sílabas (Romanticismo y sobre todo el Modernismo en Hispanoamérica ),[12] aparecen de forma aislada.
                       Pueden aparecer como versos largos compuestos en combinación con versos regulares autónomos (por ejemplo 7+8=15 sílabas); o bien como versos largos uniformes que suelen repetir un pie de verso. No debemos confundir estos versos con los denominados libres, ya que aquellos primeros mantienen fijos el número de sílabas.
                       Se distinguen los pentadecasílabos (quince sílabas) –dactílicos, compuestos y ternarios-[13]:


                               Qué horrible fuera brillando tu fuego fecundo […]

                                                                                              Avellaneda

                               Padre viejo y triste, // rey de las divinas canciones, […]

                                                                                              Amado Nervo

                               ¿En dónde los valientes // que lucharon y vencieron?

                                                                                              González Prada

                               Soñé en un verso // vibrante y prócer,// almo y sonoro,[…]

                                                                                              E. González Martínez

                       Versos Hexadecasílabos( dieciséis sílabas) –dactílicos simples, compuestos y polirritmicos-[14]

                                               A las doce de la noche, // por las puertas de la gloria,[…]

                                                                                                              Rubén Darío

                                               Y encendida mi mente, inspirada con férvido acento, […]

                                                                                                              Avellaneda


                                               Manes del héroe cantado,// sombra solemne y austera,[…]

                                                                                                              Alfonso Reyes
                                               Se ha asomado una cigüeña // a lo alto del campanario. […]

                                                                                                              Antonio Machado

                       Versos heptadecasílabos (de diecisiete sílabas) –dactílicos y compuestos:

                                               Viene el turbn de corceles corriendo con ímpetus hondos,[…]

                                                                                                              Salvador Rueda


                                               En la tranquila noche // mis nostalgias amargas sufría;[…]

                                                                                                              Rubén Darío

                       El verso octodecasílabo (de dieciocho sílabas) –dactílico y compuesto-:

                               El nido amoroso // de granzas y plumas // del árbol colgado,[…]

                                                                                                              Salvador Rueda

                               Su ciega y loca fantasía //corrió arrastrada por el vértigo,

                                                                                                              Rosalía de Castro


                       Verso de veinte y veintidós sílabas, que son resultado de la suma de dos hemistiquios decasílabos dactílicos, o de un hemistiquio eneasílabo trocaico y de un tridecasílabo ternario, respectivamente.[15]

                       Siempre aguijo el ingenio a la lírica // y él en vano al misterio se asoma […]

                                                                                                                             Salvador Díaz Mirón

                       En la ciudad callada y sola // mi voz despierta una profunda resonancia.[…]


                                                                                                                             Francisco Luis Bernárdez



                       VERSIFICACIÓN ANISOSILÁBICA[16] (O IRREGULAR):[17] En este tipo e versificación falta la regularidad o igualdad en el número de sílabas métricas de los versos que vienen a configurar la composición. Es muy conveniente tener en cuenta que las posibles combinaciones entre los diferentes versos quebrados (octosílabo y tetrasílabo, alejandrino y heptasílabo, por ejemplo) no cabe considerarlos anisosilábicos o irregulares. Se incluyen dentro de esta denominación la versificación, acentual, libre, fluctuante, de cláusulas, amétrica y cuantitativa. Así mismo es muy conveniente que este tipo de versificación irregular es una constante en  la versificación española.

Ya cabalgan aprisa,  //  ya aflojan las riendas.                                                     7+6= 13
Al salir de Vivar,  // tuvieron la corneja diestra,                                                 7+9= 16
y entrando en Burgos,  //  tuviéronla siniestra.                                                 5+7= 12
El Cid se encogió de hombros  // y meneó la cabeza:                                      7+8= 15
«¡Albricias, Álvar Fáñez,  //  que si ahora nos destierran                               7+8= 15
con muy gran honra  //   tornaremos a Castiella!»                                            5+7= 12


                                                                                              Poema del Mío Cid.




Todos los aguijones dulces que salen de las manos,
todo ese afán de cerrar párpados, de echar oscuridad o sueño,
de soplar un olvido sobre las frentes cargadas,
de convertirlo todo en un lienzo sin sonido,

me transforma en la pura brisa de la hora,
en ese rostro azul que no piensa,
en la sonrisa de la piedra,
en el agua que junta los brazos mudamente.
En ese instante último en que todo lo uniforme pronuncia la palabra:
acaba.


                                                                                              Vicente Aleixandre


NO es aquello lo que yo siento.
Pero la voz que asoma
sobre la grama donde sabe el gamo
si muere dulcemente.
Ni entonces el aliento de la copa
empaña la mejilla con los párpados
del sueño, con el néctar que se observa
sobre la dulce imagen
sin espejo.
De tu boca fresquísima
arraigan mis raíces
a la tierra
porque como la luz
después que sombra, inunda
             silenciosa
      y se
                                                                                                 aleja.

Francisco Acuyo






[1] Quilis, A.: Métrica española, Ariel, Barcelona, 1991.
[2]  Ver nota 1.
[3] Ver nota 4.
[4] Ver nota 1.
[5] Ibidem.
[6] Ver nota 2.
[7] Ver nota 1.
[8] Ver nota 4.
[9] Ibídem.
[10] Ver nota 2.
[11] Ver nota 4.
[12]  Ver nota 2.
[13]  Ver nota 4.
[14] Ibidem
[15] Ibidem.
[16] Baehr, R.: Ver nota 2.
[17] Dominguez Caparrós, J.: Ver nota 1.



Versos dodecasílabos, tridecasílabos y de más de catorce versos, versos anisosilábicos, Francisco Acuyo

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, Francisco! Cada entrada acerca de la métrica ofrece una ayuda sustancial a muchos que se inician y a tantos que necesitan recordar estos conceptos. Un gran abrazo y que siga esta fiesta de la Palabra.

    Jeniffer

    ResponderEliminar
  2. Francisco, me gustaría contar con tu opinión sobre este ¿SonSoneto?que te dejo.
    Son versos dedecasílabos y todos llevan tono en la 3, 7 y 11 sílabas.
    SONSONETOS
    Variedades de los clásicos sonetos
    desplazando los acentos seis al siete
    doce sílabas, la última es florete,
    engañosa, pero suenan muy completos.

    Se mantienen, pues soy fiel, los dos cuartetos
    son simétricos sus tonos. Yo jinete
    cabalgando por los ritmos del juguete,
    me detengo al escribirles dos tercetos.

    Así nace mi valiente SonSoneto
    con compás de tres por cuatro musical,
    cadenciados y compuesto con respeto.

    No es soneto, pero eso me da igual
    pues si gusta, para mí supone un reto
    que me agrada sin querer ser magistral.

    Ni genio, ni genial
    os propongo el SonSoneto melodía
    por si cabe entre poema y poesía.

    ResponderEliminar