jueves, 21 de octubre de 2010

ZEITGEIST: O EL ESPÍRITU DEL TIEMPO II

Segunda entrega para la sección, Poesía y pintura, del blog Ancile, del post titulado Zeitgeist: o el espíritu del tiempo en Emilio Peregrina.


Zeitgeist: o el espíritu del tiempo en Emilio Peregrina 2, Francisco Acuyo





ZEITGEIST: O EL ESPÍRITU DEL TIEMPO II




Zeitgeist: o el espíritu del tiempo en Emilio Peregrina 2, Francisco Acuyo





ESPÍRITU FEBRIL DE LA RETINA







LA forma iluminada difumina
el rasgo singular que discontinuo,
muestra expansiva o constrictora el alma
más allá del instante, y pulsa un ritmo
en la textura esquematizadora
que ornamenta espacial el infinito.


De la abstracta eclosión tan minuciosa
execra ardiente contextura el signo,
y desde dentro de su ser inscribe
el punto, el trazo, la incisión: inicio
del espíritu verdaderamente
creador, fecundo, representativo.


En la piedra grabado está con fuego
el ser sofisticado primitivo,
y el conjunto trazado pensamiento
que se conforma plástico designio,
o expresión silenciosa que deshace
el quieto azul y el próvido amarillo
en la magia caudal de su celaje
o el prístino cauce de su rito.





 Francisco Acuyo




Zeitgeist: o el espíritu del tiempo en Emilio Peregrina 2, Francisco Acuyo




               ZEITGEIST

                  (ESPÍRITU DEL TIEMPO)









El tiempo en la pintura
de Emilio Peregrina



FINGE en el espejismo de la línea
el espíritu su extensión celeste;

la inalterable música del tiempo:
azul, blanca, amarilla, roja, verde,

en cuya imposición abstracta eterno
pudor tras la fugaz figura muestre.

En éxtasis el alma terrenal
materia en su fulgor alada crece

y empapa la pintura el corazón
íntima sombra con razón agreste,

aquella sombra concertante luz
suena el abismo en su fanal silente,

y el sueño temporal, tal que infinita
intuición, ígneo yelo desvanece:

efímera celeridad demora
la eterna luz que en lo único diverge.





                                       Francisco Acuyo








Zeitgeist: o el espíritu del tiempo en Emilio Peregrina 2, Francisco Acuyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario