martes, 25 de octubre de 2011

DE LA MÉTRICA CELESTE: EL VERSO OCTOSÍLABO.


Seguimos dentro de nuestro epítome de  versificación española en el blog Ancile, en este caso hablando del verso octosílabo, acaso el más genuino y representativo de nuestra poesía. Establecemos los parámetros esenciales en los que se estructura así como los diversos tipos y variantes que se reconocen en nuestra lengua.



El verso octosílabo, de la métrica celeste, Francisco Acuyo



 DEL VERSO OCTOSÍLABO


El verso octosílabo, de la métrica celeste, Francisco Acuyo

DÍCESE del verso más genuino de nuestro idioma (el más importante de los versos de arte menor)[1], compuesto por de ocho sílabas (reconocido también como verso de arte real y verso de redondillas mayor)[2]  cuyo acento obligatorio se sitúa en la séptima sílaba. Según la diversa colocación del resto de acentos que lo componen se identificará como de un tipo u otro. Verso de extraordinario vigor, es utilizado normalmente en la poesía popular,[3] y el más antiguo (siglos XI y XII- aparece en alguna jarcha mozárabe- de la poesía española.[4] Se dice además que contiene el grupo básico de la fonética en nuestra lengua. Es interesante reseñar que las variantes posibles de octosílabo (64), si es interesante distinguir entre los conceptos de acento prosódico o apoyo rítmico.[5] 
                Se distinguen las variantes de octosílabos siguientes: octosílabo dactílico cuya acentuación se sitúa en primera, cuarta y séptima sílabas, no es fácil encontrar una composición entera en este tipo de octosílabo. La estilística identifica este tipo de octosílabo con un aire inquieto[6] y enérgico[7]:


Pláceme, dijo, Ródrigo,
El verso octosílabo, de la métrica celeste, Francisco Acuyo                                                 1 ª            4ª       7ª
Pláceme, dijo, de grado,….[8]
  1 ª            4ª       7ª

Porque tu sangre se sepa,
 1 ª            4ª       7ª
Cuentas a todos, Alfeo,…[9]
1 ª            4ª       7ª


Dentro del cáliz el aire
1 ª            4ª       7ª
Vuela de aromas alado…[10]
1 ª            4ª       7ª
             


                El octosílabo trocaico lleva, además de la obligatoria en séptima, acento en tercera sílaba, aunque puede llevar acentuadas otras sílabas impares. Frente al dactílico, es de ritmo equilibrado y suave (lírico), también reconocido como octosílabo a la italiana y trovadoresco. Es el caso en el que sí se pueden detectar composiciones íntegras con este tipo de acentuación.


                                               Helo, helo por do viene
                                                 (1ª)      3ª               7ª
                                               El infante vengador,[11]
                                                     3ª                  7ª

                                               Me recuerdas mi morada,
                                                               3ª               7ª
                                               Me retratas mi solar,…[12]
                                                               3ª               7ª


                                               El fantasma de la brisa
                                                               3ª               7ª
                                               Con la luz sobre los brazos,
                                                               3ª                  7ª
 Arrayanes en silencio…[13]
                                                     3ª                  7ª


                Se distinguen dos tipos de octosílabos mixtos,[14] uno, cuando llevan el acento en segunda, cuarta y séptima sílabas:


                                               La rosa mueve a la rosa
                                                     2ª         4ª             7ª
                                               Y el aire apenas el tallo…[15]
                                                     2ª         (4º)          7ª

                                               Se acerca gran cabalgada
               2ª         4ª             7ª
                                               Y vese claro y distinto…[16]
                2ª         4ª             7ª

                                               Que yo tenía una hermana,
                                                     2ª         4ª             7ª
                                               De moros era cautiva…[17]
          2ª         4ª             7ª

                Dos, cuando mantiene acentos en las sílabas segunda, quinta y séptima, se acomoda al diálogo y al relato[18]; véanse los ejemplos siguientes:


                                               En medio de todas ellas
                                                    2ª               5ª       7ª
                                               Está la del renegado…[19]
                                                    2ª               5ª       7ª

                                               Calzadas espuelas de oro
                                                     2ª               5ª       7ª
 Valona de encaje blanco…[20]
      2ª               5ª       7ª
 Miraba que, siendo tarde,…
    2ª               5ª       7ª
Mostraba con brisa tenue,…[21]
      2ª               5ª       7ª

                Encontramos el verso octosílabo polirrítmico que se manifiesta como la combinación de las distintas variedades dentro de un poema:


                                               El ángel de la batalla,
                                                    2ª                        7ª
                                               Porque el campo evanesciera
                                                                    3ª                           7ª
                                               De cuerpos sobre cadáveres,
                                                                2ª                    7ª
                                               Arrastra gruesas cadenas.
                                                     2ª          4ª              7ª

                                               De la sangre se conmueve,
                                                               3ª                       7ª
                                               No porque amigo tuviera,
                                               1ª                     4ª           7ª
                                               Sino que en viendo el infierno
                                                              4ª               7ª
                                               Tanta muerte flores mueva.[22]
                                                          3ª         5ª        7ª


                Es interesante la definición de octosílabo simple[23] para definir al pie de romance usado ya como verso independiente del verso largo del romance tradicional para constituirse en verso más corto. Ver también la definición  de verso orthómetro (Nebrija), que en realidad es un verso no defectuoso (en oposición al cacómetro –hipermétrico y cataléctico)[24] y que se identifican con el octosílabo.


                                                 ¿Qu’es de ti, desconsolado,
                                                Qu’es de ti, rey de Granada?[25]

                En resumidas cuentas, el verso octosílabo puede considerarse (pese al desconocimiento de no pocos que se denominan poetas en la actualidad) como el verso más preciado y más extendido en la literatura española,[26] no en vano  nuestra lírica tradicional, basamento y pilar de nuestra poesía, hubo de construirse en este metro de excepcional importancia y subido y extraordinario lirismo.


El verso octosílabo, de la métrica celeste, Francisco Acuyo



[1] Quilis, A.: Métrica Española, Ariel, Barcelona, 1991.
[2] Rudolf Baehr: Manuel de versificación española, Gredos, Madrid, 1984.
[3] Domínguez Caparrós, J.: Diccionario de métrica española, Alianza editorial, Madrid, 1999.
[4] Navarro Tomás, T.: Métrica Española, Guadarrama, Madrid-Barcelona, 1974.
[5] Ibidem.
[6] Ibidem.
[7] Domínguez Caparrós, J.: Métrica española, Síntesis, Madrid, 1993.
[8] Anónimo, Poema del Mío Cid, Jura de Santa Gadea,
[9] Sor Juana Inés de la Cruz….
[10] Acuyo, F.: No la flor para la guerra, 2ª edición, Extramuros, Granada, 1997.
[11] Romancero Tradicional, El infante vengador.
[12] Amado Nervo.
[13] Acuyo, F.: ver nota 10.
[14] Navarro Tomás, T.: Ver nota 4.
[15] Acuyo, F.: ver nota 10.
[16] Duque de Rivas.
[17] Romancero tradicional, La cautiva.
[18] Domínguez Caparrós, J.: Ver nota 4.
[19] Ibidem, Bobalías el pagano.
[20] José Zorrilla.
[21] Acuyo, F.: ver nota 10.
[22] Acuyo, F.: ver nota 10.
[23] Baehr, R.: Ver nota 2.
[24] Domínguez Caparrós, J.: ver nota 4.
[25] Juan del Encina.
[26] Baehr, R. Ver nota 2




El verso octosílabo, de la métrica celeste, Francisco Acuyo

9 comentarios:

  1. Un importante trabajo.Gracias,
    Un abrazo
    Ignacio Bellido

    ResponderEliminar
  2. Excelente aporte, muy sustancioso para los ávidos de aprender más sobre Poesía. Muchas gracias, Francisco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me habían recomendado este blog, ahora veo que con mucha razón observo sus múltiples excelencias. Mi más sincera enhorabuena, con el convencimiento de que será un lugar de ineludible referencia.

    ResponderEliminar
  4. Magnífica trayectoria la de Ancile. Las entradas de métrica crean un referente que no tiene precedentes por su originalidad calidad en la red. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Entrada de mucho interés para todos los interesados en la métrica, y que completa las excepcionales anteriormente expuestas sobre esta temática. Magnífico blog. Que siga por mucho tiempo esta trayectoria.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Acuyo, por este trabajo didáctico tan necesario e interesante, para quienes andamos hambrientos de saber. Para colmo se trata, como bien dice, del verso más apegado a nuestra lengua, de él se nutre la espinela de los cantares populares(Décima en mi tierra). Un abrazo y muy buenos días.

    ResponderEliminar
  7. Magnífica iniciativa la del blog Ancile. Estas entradas de métrica son fundamentales para quienes están interesados en los rudimentos más elementales del funcionamiento del verso. Mi más sincera enhorabuena. Extraordinaria trayectoria la de este blog, ya ineludible realidad.

    ResponderEliminar
  8. Se lo agradece,la poesia,Sr Ancile!!!
    abrazos sudamericanos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, amigo, por traer de nuevo este trabajo de tanta utilidad para los que intentamos escribir poesía, o la leemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar