viernes, 1 de mayo de 2015

ETIMOLOGÍA Y SÍMBOLO DE LOS INSECTOS EN EL ÁMBITO LITERARIO. ALGUNAS BREVES APROXIMACIONES.

Para la sección De juicios, paradojas y apotegmas, del blog Ancile, unas breves aproximaciones al fascinante mundo de la etimología y del símbolo, bajo el título de Etimología y símbolo de los insectos en el ámbito literario. Algunas breves aproximaciones, en varias entradas, en esta primera: El signo y el símbolo en la etimología.




Etimología y símbolo de los insectos en el ámbito literario, Francisco Acuyo




ETIMOLOGÍA Y SÍMBOLO DE LOS INSECTOS 
EN EL ÁMBITO LITERARIO.
ALGUNAS BREVES APROXIMACIONES




Etimología y símbolo de los insectos en el ámbito literario, Francisco Acuyo



EL SIGNO Y EL SÍMBOLO EN LA ETIMOLOGÍA




LA descripción,  reconocimiento y posterior taxonomía de aquellos singulares entidades vivas segmentadas, entomon, ya dispuestas en su distinción y censo racional para el mejor conocimiento de estas criaturas en el ámbito animal llevado a cabo por Aristóteles, venía ya a circunscribir con grandes dosis de ingenio el domino de lo que constituiría el vasto y sugestivo reino de la entomología (entomai), para describir, como decía al principio, aquellas peculiares criaturas que adornaban bien la espalda, bien la parte frontal de sus cuerpos con las anunciadas y características segmentaciones.
Etimología y símbolo de los insectos en el ámbito literario, Francisco Acuyo            La etimología denominadora de  los insectos anteriormente a Aristóteles, si bien era imprecisa, designados con los diminutivos de zoon (zodion, zodarion, bichitos), y traducidos al latín por Plinio el mayor por insectum, ofrece una evolución terminológica harto interesante al humilde suscritor de estas reflexiones, no solo desde el ámbito etimológico y lingüístico,  también por su incidencia en el territorio no menos fascinante de la simbología. La evocación etimológica de las palabras, en este caso concreto en referencia a la descripción significación y clasificación de los insectos desde sus orígenes hasta la compilación de los mismos en los tratados actuales de la historia natural, no pueden dejar de asociarse su evolución etimológica sin atender a las intuiciones y pulsiones descritas por los diversos mitos y que, inevitablemente, incidirán en la relación, concomitancias y parentescos simbólicos de los insectos en culturas muy diferentes y con pronunciamientos y desarrollo lingüístico muy diferentes. Cuestión esta que es perfectamente reseñable y descriptible en el ámbito de la literatura e incluso de la misma poesía en muy diferentes lenguas, mas los cuestionamientos científicos posteriores a sus referencias más o menos inexactas en el terreno de sus clasificaciones no habrían de incidir en el atemporal entendimiento simbólico de aquellas aportaciones simbólicas iniciales.
            Numerosas y muy diversas imágenes y referencias a los insectos pueblan muy ricamente el arte  y la literatura antigua (egipcia, griega, romana….) y desde luego moderna, aunque con connotaciones muy diferentes. Así Esquilo, Homero, Aristófenes, por ejemplo ofrecen una dignidad a estos animales no reconocidas o reconocibles en la mayoría de autores contemporáneos, compartiendo en aquellas arcanas culturas el vil insecto[1] el mismo grado de dignidad que el águila, de donde puede deducirse el rango de excelencia y profundidad mística y simbólica de aquellas arcanas culturas, en cierto modo, no tan denostado como cabe parecer en la actualidad (véase, como ejemplo, la Metamorfosis, de Kafka, que requeriría un estudio más profundo que no llevaremos acabo aquí).
            Sería bueno advertir que el racionalismo estricto, de marchamo riguroso no sería viable para entender las consideraciones simbólicas, aun siendo deducido de un instrumento racional como es el lenguaje y su aproximación etimológica, sobre todo, si es que el símbolo está situado un paso más allá del instrumento sensible, formal e imaginativo que representado por el signo pues, se distingue
Etimología y símbolo de los insectos en el ámbito literario, Francisco Acuyo
de este en tanto que el significante y el significado para el símbolo no son ajenos o separados el uno del otro; el sujeto y el objeto simbólico están homogéneamente representados, no obstante, la etimología nos pone en contacto con aquellos rasgos simbólicos dinamizadores más profundos que se impregnan de una honda movilidad y solicitud psicológica que acaba por situarlo en la esfera de la imagen (eidolon), en lugar de en la dimensión plenamente intelectiva de lo ideado (eidos).
            Es paradójico que la etimología, como instrumento manifiesto para el reconocimiento de la evolución de las palabras, y por tanto del lenguaje, de la abstracción y del signo, nos pueda poner en contacto también con las realidades muy concretas que afectan a las estructuras mentales profundas de la vida psíquica de los seres conscientes (arquetipos, que configuraría Jung en su teoría de la psique humana) que se distribuyen, conforman y sitúan colectivamente  en el espíritu de los seres conscientes (inevitablemente bajo el influjo de la profunda, dinámica y compleja vida de lo inconsciente).




Francisco Acuyo






[1] Moret, P.: Los insectos en la mitología y la literatura de la Grecia Antigua, Bol. S.E.A., nº 20, Toulouse, 1997, pps 331-335.






Etimología y símbolo de los insectos en el ámbito literario, Francisco Acuyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario