sábado, 9 de diciembre de 2017

DE LA METÁFORA: ELOGIO DE LA ELOCUCIÓN Y EL DECORO PARA LA EMOCIÓN, REFLEXIÓN Y VIVENCIA POÉTICA. DEL GENUINIO ARTIFICIO EN LA POESÍA ¿ES POSIBLE UNA ARTETERAPIA POÉTICA?

A colación de un máster que se está impartiendo en la Facultad de Bellas Artes de Granada sobre Arte Terapia, y en el que estoy participando para hablar del discurso poético y los potenciales efectos terapéuticos del mismo, incluyo algunas aproximaciones sobre los elementos retóricos del mismo en algunas entradas para la sección, Pensamiento, del blog Ancile. y todo bajo el título general de, De la metáfora: elogio de la elocución y el decoro para la emoción, reflexión y vivencia poéticas. ¿Es posible una arteterapia poética?

De la metáfora: elogio de la elocución y el decoro para la emoción, reflexión y vivencia poéticas. ¿Es posible una arteterapia poética?, Francisco Acuyo




DE LA METÁFORA: ELOGIO DE LA ELOCUCIÓN Y EL DECORO

 PARA LA EMOCIÓN, REFLEXIÓN Y VIVENCIA POÉTICA.

DEL GENUINIO ARTIFICIO EN LA POESÍA

¿ES POSIBLE UNA ARTETERAPIA POÉTICA?




De la metáfora: elogio de la elocución y el decoro para la emoción, reflexión y vivencia poéticas. ¿Es posible una arteterapia poética?, Francisco Acuyo






Cuando os digo que un tropo o una figura
es algo vivo, organizado dinámicamente,
y donde ha de tomar cuerpo y alma en este
 caso el poema, es para que toméis esta
apreciación como algo de capital importancia
por ser rigurosamente cierto.

F. A.




                                                                            INTRODUCCIÓN


SI el discurso poético se dice que se eleva, expresa, reconduce y delimita de manera tan singular que se tiene por genuino, distinto e incluso desviado, fuese porque, ora siendo exacto, ora dudoso, ora harto sugerente, nadie que se precie de comprenderlo puede, en su puntualidad, ambigüedad o sugerencia, entre los muchos y muy variados  atributos, componendas y genuinas señales y virtudes,  cuáles de todas ellas fueren más importantes y de más digna y más precisa admonición o referencia, o cuáles de las muchas de ellas tengan más excelencia y más se aventajasen a cualesquiera estirpe o ascendencia de recursos, arbitrios, mecanismos y dinámicas vivas del lenguaje(gramática, retórica, prosodia, métrica, versificación, fonética …), sin que por todo ello no pueda emparentar, por ejemplo, con la filosofía  y, sobre  todo de esta con la siempre controvertida tradición, no obstante, seductora y profunda cual es la metafísica.
Desde la semántica aristotélica de la metáfora (la palabra o el nombre será el eje vertebrador de la misma), donde la retórica y la poética –la persuasión en la oralidad y la
De la metáfora: elogio de la elocución y el decoro para la emoción, reflexión y vivencia poéticas. ¿Es posible una arteterapia poética?, Francisco Acuyo
mímesis de las acciones en la tragedia-  irían de la mano para su definición, descripción y taxonomía  hasta nuestros días en donde se establece la función heurística (a mi juicio, mejor, creativa) del discurso poético.
La imagen en el ámbito de la retórica será también crucial para la metáfora y su poder de relacionarse con una realidad exterior al lenguaje,[1] todo lo cual podrá servirnos para establecer unos parámetros aceptables de discusión sobre los factores terapéuticos (hablaremos de una singular logoterapia al respecto) de la metáfora y del discurso poético en general, relacionado con todo el aparato retórico, fonético, gramatical, métrico… del fundamento material de su alocución, a saber el verso.
En esta parte introductoria nos parece muy conveniente señalar las herramientas que son propias de la retórica en general, y muy particularmente en la metáfora, para entender que el lenguaje poético puede ser extraordinariamente plástico: cuyos elementos básicos acabarán ofreciéndose como materia primordial de su configuración visual, y mediante los que establecer su morfología (elementos gráficos que la constituyen), su sintaxis (la forma peculiar en que se interrelacionan) y, al fin, de la materia enfática en que se distribuyen, que será la que afecte precisamente la óptica retórica.
Si la persuasión es en principio una de las finalidades primordiales de la retórica, está se llevará a cabo en función de informar, convencer, emocionar y, desde luego, referenciar los rasgos más expresivos para su utilización en el dominio que se precise: así puede ser deliberativo, judicial, espectacular y, en lo que a nosotros concierne, poético creativo y, como se irá viendo, también como verdaderamente psicoterapéutico.


Francisco Acuyo

-->




[1] Ricoeur, P.: La metáfora viva, Trotta, Madrid 2001, p. 12.



De la metáfora: elogio de la elocución y el decoro para la emoción, reflexión y vivencia poéticas. ¿Es posible una arteterapia poética?, Francisco Acuyo

--> --> --> --> -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario